10 Accidentes que pueden pasarte cuando coges salvajemente

Hacer el amor podría ser considerado como un deporte de alto riesgo, bueno lógicamente si lo disfrutas a lo máximo, y no eres de esas típicas personas que se comportan como momias al hacer el amor.

Según un estudio realizado por una prestigiosa empresa de los accidentes al momento de tener relaciones en pareja son más comunes de lo que pensabas y hasta llegan a requerir asistencia médica, bueno si no eres de mucha acción de seguro no entras en esta lista.

1. Romper algún objeto.

Es vergonzoso que cuando estás dando lo mejor de ti, y estás a punto de llegar al punto máximo, de repente todo se venga abajo porque la cama no aguantó y se rompió, o puede ser la silla, un sillón o hasta la puerta del baño o una ventana…

Y es que uno nunca sabe a dónde te puede llevar ese momento de deseo y adrenalina, y muchas de las veces puedes terminar con algún golpe o torcedura.

Si nunca rompiste algún objeto en realidad no tuviste una buena cogida, bueno de hoy en adelante siempre toma en cuenta el lugar dónde lo haces, ya que puedes terminar pagando todo lo que rompas.

2. Sorprendidos en el acto

Ya sea en la casa de los suegros o en la tuya, que alguien abra la puerta de la habitación o que un policía les toque la ventanilla del coche.

Puede ser muy bochornoso, pues además de que te “cacharon con las manos en la masa” te dejarán con las ganas, tendrás que dar explicaciones de tus actos.

Y las cosas a veces no son tan simples, si no eres bien recibido por tus suegros pueden agarrarte a coscorrones, no queda más que invocar a tus pies y correr antes de terminar con un hueso roto y varios días en el hospital.

3. Ruidos extraños.

Las primeras veces que estas con tu pareja puede ocurrir que debido al esfuerzo o al bombeo que se genera con la introducción del miembro pueda salir una flatulencia de la vagina, un acto natural del cuerpo pero que muchas mujeres sienten  vergüenza.  Es verdad que no es agradable, pero tampoco tienes que flagelarte por ello.

Además están los gritos, claro que hacerlo es algo natural, pero a veces el exceso puede alarmar a la vecindad y siempre terminará en un llamado de atención.

4. Atorarte con accesorios.

Muchas de las parejas tienden a usar juguetes para incrementar su exitación y salir de la rutina, si los juguetes son muy pequeños puede quedar atrapado dentro de la parte íntima femenina, o si es grande quedar atorado y causar algún dolor y molestia para sacarlo, por esa razón siempre es recomendable leer las instrucciones, y no usar cualquier objeto que tengas a tu alcance.

5. Errores con la ropa

Es verdad que ser impulsivos en la cama suele ser muy apasionante, y más cuando te desprenden de la ropa con fuerza y pasión, sin embargo, ten cuidado con no romper nada importante, porque al regresar a la normalidad, no será agradable que tengas un botón menos en la camisa, que el cierre del pantalón ya no sirva o que las medias estén rasgadas, porque podrás ser blanco de comentarios no muy agradables.

También sucede que tu pareja siempre te sorprenderá cuando menos lo pienses para llevarte a un lugar más íntimo, pero tú no esperabas esa sorpresa y te colocaste ropa íntima, de esas tan cómodas que casi ya no tiene resorte y uno que otro agujero, lo mejor será que entres al baño y salgas totalmente desnuda, para que él no se dé cuenta de tus harapos.

6. Calambres

Cuando haces el amor con pasión, o tienes una maratón de posiciones, corres el riesgo de tener calambres, obviamente eso frena todo, como en todo deporte para empezar a competir tienes un precalentamiento y no ir directo al grano.

Lo más terrible es que al sentir un calambre reaccionaras abruptamente, que puedes empujar a tu pareja y lastimarla o desbaratar la cama o caerte de ella y terminando con las ganas de tu pareja.

Además un intenso calambre puede dejarte con la pierna dolorida durante días, costándote sentarte.

7. Vómitos

Todas parejas entre sus fantasías están el sexo oral. Sin embargo muchas chicas se niegan a hacerlo, pues admiten que durante esta práctica suelen sentir arcadas y nauseas que resultan muy desagradables

Pero muchos hombres desean una imitación de la película garganta profunda pero si muchas mujeres no están acostumbradas sentirán náuseas y el encanto del encuentro habrá fracasado.

Imagina vómitos en tus sábanas recién compradas, toda la magia del momento se irá por el piso, como mujer trata de controlarte de no querer comértelo toda, mientras mas profunda la tengas en tu boca mas ganas tendrás de vomitar, en tus manos está el control.

8. Malos olores.

No es nada agradable que te besen con mal olor de boca o que con tus axilas no estén bien aseadas, y que hablar de allá abajito, donde los malos olores se concentran.

Para estar con una persona en la intimidad es importante la higiene, porque en el momento pueden poner un pretexto para no continuar con el resto y después pueden hablar muy mal de ti.

Muchas de las veces tanto hombres como mujeres son rechazados por que el olor es insoportable.

9. Caídas, Golpes y Raspaduras

La ducha es un sitio en el que comúnmente las parejas tienen encuentros íntimos. Los traumas causados por superficies húmedas y resbalosas pueden ser fatales.

Ahora, si les da por ensayar posiciones inéditas, el asunto de los músculos puede desbordarse y acabar afectando las articulaciones o los tendones, y eso incluye luxaciones y esguinces que pueden ser muy dolorosos e incapacitantes,  eso pone las ganas bajo cero en una fracción de segundo

En el entusiasmo de la faena, muchas personas no reparan en las superficies sobre las que se apoyan; y eso da como resultado escoriaciones, raspaduras y cortes que a veces no se detectan en el momento, pero que pueden llegar a ser muy severos, sobre todo en rodillas, espalda y codos.

10. Fractura del Miembr0

En los seres humanos el órgano masculino no posee estructuras óseas ni huesos, como si sucede en otros mamíferos, de manera que cuando se habla de fractura se hace referencia a la ruptura de la túnica albugínea que es una capa gruesa que envuelve las estructuras internas del miembr0, la cual al romperse genera un chasquido que recuerda el sonido de un hueso que se rompe.

Estas fracturas son poco frecuentes pero muy peligrosas, la hipótesis de los expertos indica que la postura de la “vaquerita” es la más peligrosa porque cuando la mujer está en la parte superior, generalmente controla todo el movimiento y todo su peso corporal recae sobre el miembr0, lo que puede producir su aplastamiento o fractura.

Cuéntanos cuales de estos accidentes te pasó a ti.

Loading...

Comentarios